julio 16, 2020

Estrategias para hacer que la tienda física y la tienda online sean compatibles

estrategias-omnicanal-compatibilidad-tienda-fisica-y-tienda-online

Si nos paramos a analizar las distintas etapas de la historia podríamos identificar que en los momentos en los que se han producido grandes revoluciones, estas siempre han supuesto un antes y un después para un sector determinado de la economía. 

Seguramente todos coincidiríamos en destacar que en la época reciente el cambio más radical se ha dado con las nuevas tecnologías y estas, a su vez, han supuesto un cambio de paradigma para el comercio mundial. 

El primer giro lo vimos con la entrada en juego de las tiendas online y de los mercados en línea. Esto obligó a las empresas a hacerse una pregunta clave antes de dar el salto al online: «¿ecommerce propio o market place?». La decisión dependería de su tipo de producto, estructura y cliente. Pero no es la única, esta sería la primera de muchas decisiones relacionadas con su forma de vender, de mostrar su oferta de productos e incluso de relacionarse con distribuidores y proveedores.

Todo con la idea en mente de que esto representa una oportunidad para hacer crecer sus ventas, pero también de aumentar su visibilidad y llegar a nuevos consumidores.

Este salto digital es el más habitual, sin embargo, también encontramos negocios que han hecho precisamente el recorrido inverso, es decir, tienen un origen online y han decidido estrenarse en el comercio tradicional con un punto de venta a pie de calle, seguramente empujados por el hecho de que los consumidores todavía confían más en la tienda física.

Independientemente de si se trata un pure player de Internet que se ha adentrado en el comercio tradicional o de un negocio clásico que busca crecer a través del canal online, la realidad es que, a día de hoy, todos comparten el mismo objetivo: compatibilizar la tienda física y la tienda online. Este es el desafío del comercio actual y es que, desarrollar una estrategia omnicanal que ofrezca la mejor experiencia al cliente sea cual sea su punto de contacto con la marca se ha convertido en un imprescindible. ¿Cómo lograrlo? Estas estrategias son el primer paso:

Favorece la creación de sinergias

Abrir un nuevo canal de venta que se sume al que ya existía de forma tradicional puede resultar algo amenazador. De hecho, muchas marcas que han querido lanzar su ecommerce propio han tenido que hacer un gran esfuerzo a nivel de comunicación interna para que los trabajadores de las tiendas físicas lo vieran como un aliado y no como un enemigo

En esta línea, es clave erradicar la concepción de que ambas tiendas son entes aislados, que deben competir entre sí por una misma cuota de mercado. El reto es, precisamente, todo lo contrario, fomentar una relación detallista entre el punto de venta y el e-commerce. De cara al usuario, la marca es exactamente la misma, pero en distintos canales y, por lo tanto, será la combinación de la rapidez y alcance del servicio online unido al trato presencial y la inmediatez de la tienda física lo que determine el éxito comercial de una marca. 

Aplica la sincronización del stock

La gestión del stock es un factor clave para que cualquier negocio –sea de la tipología que sea y opere en el canal que sea– funcione a la perfección. Y es que, la gestión del stock nos permite desde saber qué volumen de existencias tenemos en almacén, hasta qué productos son los que más se venden, así como realizar las previsiones para tener controlado cuándo tocaría hacer un nuevo pedido a nuestro proveedor

La rotura del stock es la pesadilla de cualquier marca y, al ampliarse el número de canales activos, su control se complica. Para facilitar esta tarea, contamos con la tecnología como aliada. Concretamente, con programas que permiten conectar el stock del comercio físico y el online para así sincronizar inventarios que permiten, a la vez, sincronizar la actividad comercial de cualquier punto de venta. 

Más presencia física en el online y viceversa

Tus clientes deben ser conscientes de que tienen otra opción para adquirir tus productos más allá del canal tradicional que ya les es familiar. Es decir, si un comprador acude –por comodidad– al punto de venta físico, pero no encuentra el producto que está buscando como marca nos interesa que sea conozca el resto de nuestros canales disponibles para así no perder esa venta. 

Lo mismo ocurre en el caso de la web, si incluimos información, direcciones e imágenes sobre los puntos de venta estaremos comunicándole a los usuarios que visiten nuestra página que contamos con un enclave en el que les pueden atender de forma personal, lo que multiplica el nivel de confianza que transmite nuestro site. 

Ofrece servicios y descuentos complementarios

Desde la posibilidad de recoger tu compra hecha online en la tienda de forma gratuita hasta un código de descuento para el próximo pedido en el ecommerce por una compra hecha en tienda. Aumentar la motivación del consumidor para visitar y adquirir productos en ambos canales se traducirá en una mayor visibilidad de tu negocio y en un incremento de la recurrencia de las compras.