Puntos de venta: ¿cómo aumentar la visibilidad?

Es fundamental optimizar al máximo aquellos espacios físicos o virtuales en los que los consumidores pueden comprar productos o servicios.

Puntos de venta

Los puntos de venta son aquellos espacios físicos o virtuales en los que los consumidores pueden comprar productos o servicios. Partiendo de esta definición, parece evidente que mejorar la visibilidad de los productos de los puntos de venta puede ser especialmente interesante para aumentar las ventas.

¿Por qué? El cliente que llega a un punto de venta lo hace con la intención de comprar productos. Es decir, ya está predispuesto al consumo. Su decisión de compra estará fuertemente condicionada por lo que sienta o considere en ese preciso momento.

De hecho, según apuntan desde Puro Marketing, el 62% de las decisiones de compra se toman, precisamente, en los puntos de venta. La visibilidad de un punto de venta es fundamental para cualquier marca.

¿Qué son los puntos de venta?

Los puntos de venta, también conocidos como establecimientos comerciales, son espacios en los que los clientes pueden adquirir productos o servicios de una determinada marca. Las empresas, por su parte, utilizan estos espacios como un punto de contacto con sus consumidores.

Los principales tipos puntos de venta son tiendas minoristas, supermercados, hipermercados, grandes superficies, stands entre otros. En nuestro día a día estamos en contacto con muchísimos de estos establecimientos.

Aunque muchas empresas también utilizan su página web como un punto de venta, lo que, comúnmente, conocemos como puntos de venta son aquellos espacios físicos regentados por multitud de consumidores que acuden con el objetivo de adquirir productos.

Las marcas suelen luchar por tener la mayor visibilidad en estos espacios, ya que una mayor visibilidad aumenta notablemente las posibilidades de venta. ¿Cómo conseguir una mejor visibilidad en el punto de venta? A priori, hay 3 aspectos que conviene considerar

  1. La ubicación del producto en el punto de venta
  2. La señalización
  3. La experiencia de compra que le ofreces al cliente

La importancia de la ubicación en los puntos de venta

La ubicación de un punto de venta es uno de los factores más importantes. No todos los espacios dentro del punto de venta tienen la misma visibilidad ni son igual de llamativos. La ubicación puede marcar una gran diferencia, ya que, lo que no se ve, no se puede comprar.

Los productos que están ubicados en aquellos espacios de mayor visibilidad para el consumidor son los que tiene un mayor número de posibilidades de ser comprados. Además de tener una mejor ubicación dentro del punto de venta, también es relevante considerar el espacio que ocupan dentro del establecimiento.

Por norma general se suelen agrupar los productos relacionados en diferentes espacios con el objetivo de incentivar la compra. Por ejemplo, los refrescos suelen estar ubicados muy cerca de los aperitivos ya que son dos productos que se suelen adquirir. Es lo que se conoce como cross selling.

Mantén una correcta señalización de tus puntos de venta

A veces, no basta con tener una buena ubicación. También es preciso acentuar la visibilidad con elementos externos de señalización. Hablamos de elementos de señalización para referirnos a las señales que pueden utilizarse en un punto de venta para atraer la atención de los clientes potenciales.

La legibilidad es clave en los elementos de señalización. Es importante que las letras sean grandes y claras y la tipografía sea fácil de leer. Del mismo modo, es importante encontrar el contraste adecuado de colores y conseguir que el elemento sea llamativo sin llegar a ser molesto.

Ofrece una experiencia de compra única

Según apuntan desde Alicecos, el 95% de los consumidores comparte una mala experiencia de compra con otros consumidores. Ofrecer una experiencia de compra excelente puede ser determinante para tu marca.

Si bien es cierto que la experiencia del cliente no está directamente relacionada con la visibilidad de un producto en el punto de venta, sí que condiciona, y en mucho, la fidelidad de tus clientes y la recurrencia de compra.

Cuando los clientes tienen una experiencia positiva en un negocio, es más probable que hablen sobre el negocio con amigos y familiares, lo que puede generar una mayor visibilidad y aumentar las posibilidades de éxito.

Para mejorar la experiencia del cliente, es importante ofrecer un excelente servicio al cliente. Los clientes esperan un servicio amable, eficiente y personalizado. Los empleados deben estar capacitados para ayudar a los clientes y responder a sus preguntas de manera clara y concisa. Si un cliente tiene una experiencia negativa, es menos probable que regrese al negocio o que lo recomiende a otros.