enero 20, 2021

7 funciones imprescindibles de un gestor de ventas

7 claves gestor comercial externalia

¿Qué es y cuáles son las funciones de un gestor de venta? La nomenclatura gestor de punto de venta responde a una posición dentro del departamento de ventas de las empresas en la que un profesional de las ventas se compromete a trabajar para lograr aumentar la visibilidad y las ventas de una determinada marca en el punto de venta.

Los gestores de punto de venta (o GPV) pueden trabajar en muchos sectores y marcas diferentes y de su trabajo depende, en gran medida, la correcta implementación de la estrategia comercial. Al final, el objetivo del gestor de ventas es el de lograr que el producto tenga el mayor volumen de ventas posible.

7 Funciones gestor de ventas

Pero, ¿qué valor aporta para las empresas un gestor de venta y cuáles son sus funciones? Desde Externalia definimos como las 7 funciones imprescindibles que los gestores del punto de venta deberían asumir:

  1. Mejorar el prestigio de la marca: Para el responsable del centro de ventas, el GPV es la cara visible de una marca. De su correcto comportamiento depende la reputación de la marca.
  2. Escuchar al cliente: La escucha activa es una de las principales funciones del gestor de venta. Al actuar de intermediario de la marca, el gestor comercial debe recoger todas las inquietudes transmitidas por los puntos de venta.
  3. Visibilizar el producto en el punto de venta: Una de las principales funciones del GPV es la de mejorar la visibilidad del producto en el punto de venta. El GPV visita periódicamente el PDV para optimizar la visibilidad del producto con segundas ubicaciones, promociones o mejoras del lineal en el punto de venta.
  4. Asegurar la disponibilidad del producto: Además de optimizar la visibilidad del producto en el punto de venta, el GPV revisa que el producto está disponible en el centro evitando las posibles roturas de stock.
  5. Analizar a la competencia: Si se observa con detenimiento el lineal se pueden obtener datos muy relevantes para la estrategia comercial. El GPV puede realizar un análisis muy exhaustivo de la competencia de temas como: novedades de packaging, promociones especiales o variaciones de precio.
  6. Detectar oportunidades: El GPV tiene un contacto constante con los centros. Si mantiene una actitud proactiva y una vocación de servicio a sus clientes, es fácil que surjan nuevas oportunidades.
  7. Gestión de promociones vigentes: El gestor del punto de venta tiene la relación de centros de venta que están distribuyendo un determinado producto. Cuando se produce una promoción, el GPV debe informar con antelación de las nuevas promociones para que los centros puedan hacer un empuje adecuado de la acción.

El trabajo de los GPV’s es vital para el desarrollo comercial de las empresas. De su trabajo depende, en gran medida, el éxito del plan comercial.