¿Qué significa partnership?

enero 4, 2023

Qué significa partnership

Para entender qué significa partnership conviene remitirse al origen de la palabra. Según el diccionario Cambridge, un partnership es “un acuerdo entre organizaciones, personas, etc. para trabajar juntos”. Es decir, el partnership está estrechamente relacionado con las alianzas corporativas y el trabajo en proyectos colaborativos.

¿Qué significa partnership?

Partnership es un concepto que sirve para designar la asociación que se establece entre dos o más entidades con el objetivo de alcanzar un bien común. En el ámbito comercial, hablamos de partnership para referirnos a la asociación entre dos empresas con el objetivo de aumentar las ventas.

Así, las dos organizaciones que forman parte de esta partenariado pueden unir sinergias y beneficiarse mutuamente para poder expandirse en el mercado y crecer comercialmente. En esta asociación, se pueden detectar eficiencias operativas, reducir duplicidades para minimizar los costes y aprovechar los activos de cada compañía de manera más eficiente.

Actualmente, este tipo de estrategia está muy extendida. Especialmente, en aquellas empresas que, por la naturaleza de sus productos o servicios, quieren asociarse para poder expandirse dentro de un mercado. Para entender en toda su complejidad este concepto, podemos recurrir a un ejemplo muy socorrido, pero, a la vez, muy gráfico.

La sinergia que mantienen las salas de cine con los puestos de venta de palomitas. Ambas operan dentro de sectores diferentes, pero les une el objetivo común: aumentar las ventas. De una parte, los cines quieren ofrecer una buena experiencia de usuario a sus clientes; y de la otra, los puestos de palomitas quieren vender el máximo número posible de palomitas.

Partnership en el sector comercial

¿Qué tiene que ver todo esto con el sector de las ventas? Muchas empresas utilizan a este tipo de fórmulas con el objetivo de aumentar su cuota de mercado y alcanzar los objetivos comerciales de beneficios generados.

Contar con el apoyo de un partner estratégico puede suponer una ventaja competitiva respecto al resto de empresas de tu sector. En concreto, aunar esfuerzos te permite:

  • Contar con la experiencia de otra empresa especializada. Una de las claves del partnership es que ambas empresas pueden beneficiarse mutuamente de los recursos y experiencias de su socio. Al asociarte con otra compañía, también tienes acceso a toda la experiencia acumulada de aquellos perfiles encargados desarrollar un negocio, a los recursos compartidos y a los clientes.
  • Mejorar tus procesos de venta. En esta asociación, los equipos de ventas de ambas empresas unen esfuerzos para formar una única área comercial.
  • Compartir la carga de costes. Hay ciertos gastos que, gracias al partnership, quedan compartidos. Pagar de impuestos, ciertos recursos de los equipos comerciales (como el software), gestión de la información del punto de venta…

Ejemplos de partnership comercial

 Pero, ¿a qué tipos de partnership puedo optar? Existen algunas asociaciones que pueden resultar muy lucrativas dependiendo del sector. Algunos ejemplos de partnership son

  • Partnership de servicios por producto: en estos casos, la asociación resulta de un beneficio tangible a cambio de un servicio. Un caso muy común es el que se resuelve de la asociación entre una empresa de software con otra de hardware con el objetivo de ofrecer soluciones integrales
  • Partnership de producto por producto: empresas de retail que trabajan de manera conjunta para ofrecer productos (generalmente) similares. Por ejemplo, el caso de una empresa que comercializa refrescos con otra que comercializa aperitivos. Ambas pueden unirse para compartir costes (ya que el sector en el que operan y el tipo de cliente) es muy similar.
  • Partnership de servicio y servicio: por ejemplo, una empresa de transporte se asocia con una agencia de viajes para ofrecer una experiencia completa a los clientes.
  • Partnership de empresas de outsourcing comercial: este es, quizás, el partnership menos evidente, pero el que puede generar un impacto más positivo a corto plazo. Implica la contratación de fuerza de ventas externa a un tercero. La empresa contratante se beneficia del expertise de un especialista en el área comercial y de los recursos comerciales (tanto materiales y como inmateriales). Además, la empresa contratante puede poner el foco en la toma de decisiones de su actividad core, lo que le puede permitir mejorar sus procesos y su propuesta de valor.