octubre 1, 2020

Cómo puede el Smart Data ayudar a tu fuerza de ventas

El cambio de hábitos de los consumidores obliga a las marcas y distribuidores a adaptarse de forma ágil para satisfacer las necesidades de cada perfil y cada momento de compra.

Del Data Mining al Smart Data

El uso de datos no es nuevo. Hemos pasado del Data Mining al Big Data hasta llegar a la era actual del Smart Data. La principal novedad y ventaja del Smart Data es que permite tratar los datos disponibles y hacerlos “manejables”, es decir que, a diferencia del Big Data, no se trata de usar toda la información disponible, lo que provocaba que las empresas se perdieran en un océano de datos, si no sólo la que realmente la marca necesita para la mejor toma de decisiones.

Beneficios del Smart Data

A partir de este tratamiento inteligente de datos, se ha creado el data-driven marketing que ajusta las estrategias a las conclusiones extraídas de los datos obtenidos con el objetivo de ajustarse mejor al público objetivo y lograr, así,

  • Una mejor percepción por parte del cliente y su fidelización a largo plazo: Al mejorar el conocimiento sobre el cliente, se le pueden ofrecer una mejor experiencia y productos/servicios que se adapten mejor a sus necesidades.
  • El incremento de los ingresos: Un mayor conocimiento, además de fidelizar a los clientes actuales, también permite a llegar a nuevos clientes y a aumentar las ventas de los productos.
  • La reducción de los costes: El análisis de datos puede revelar nuevas tendencias permitiendo la anticipación a nuevos comportamientos y problemas, facilitando así la flexibilidad y adaptación del negocio ante los cambios en el mercado.
  • El aumento de la rentabilidad: La reducción de costes y el incremento de los ingresos, aumentado la Tasa de Conversión o disminuyendo el Coste por Cliente Pontencial, comporta un aumento de beneficios por parte de la compañía.

Aplicar el Smart Data en retail

El primer paso de este proceso, es identificar qué datos son relevantes para el negocio. Combinar la información obtenida en la tienda, a través de, por ejemplo, los cada vez más implantados Sistemas de Inteligencia Artificial, con información del comportamiento del usuario en la web, así como información de terceros (datos sociodemográficos).

En el caso concreto del retail, esto permitirá conocer el tiempo medio que cada perfil de cliente pasa en la tienda o los puntos en los que permanece más rato, permitiendo crear estrategias de generación de micro-tiendas dentro de los propios establecimientos o la redistribución de los lineales en función del interés del consumidor, entro otros.

Todo ello, combinado con una buena estrategia omni-canal permitirá ofrecer una experiencia y una comunicación entre la marca y el cliente personalizada.